Buscar

¿Sabes dónde reside la espiritualidad en el cerebro?




Hasta hace muy poco, el estudio de la residencia de la espiritualidad en nuestro cerebro, permanecía como un misterio en el mundo de la neurociencia, es decir por muchos años nos hemos preguntado ¿En dónde se encuentra exactamente nuestro sentido de espiritualidad? y de la misma manera nos preguntamos ¿Esto tiene algo que ver en la manera en la que pensamos o tomamos decisiones?

Pues un nuevo estudio realizado por el hospital de mujeres en Brigham, fue publicado en la revista “ The journal of Biological Psychiatry” y en este se muestran resultados muy interesantes al respecto.


En resumen lo que encontraron fue que para poder localizar el área en específico en la cual reside nuestra espiritualidad, se usó un método llamado “ Lesion network mapping” (mapeo del canal de lesión), en este tomaron información de 88 pacientes que fueron operados para quitarles un tumor cerebral, además de tomar a otros 105 pacientes que tuvieron alguna clase de lesión cerebral.


¿Para qué hicieron todo esto?

Bueno a todos ellos les realizaron encuestas con respecto a su espiritualidad, antes y después de la cirugía, preguntándoles si se sentían “creyentes”.



A partir de eso obtuvieron resultados muy interesantes, dentro del grupo de 88 personas a las que se les quitó un tumor, la prueba no fue meramente concluyente ya que muchos de los pacientes se sentían menos espirituales al salir de la cirugía que cuando entraron, otros más creyentes que antes y otros no tuvieron un cambio tan drástico.


Sin embargo, esto le dio a los investigadores las herramientas necesarias para poder determinar el circuito específico relacionado con la espiritualidad en el cerebro.


Este circuito se encuentra en la zona gris periacueductal también conocida como PAG, la cual tiene nodos positivos y negativos; los nodos son puntos en donde se recibe las cargas neuronales (estas pueden ser electro positivas o electronegativas).

Cuando las lesiones afectan los nodos positivos, la cuestión espiritual parece decrecer mientras que por lo contrario si se dañan los negativos la creencia tiende a aumentar.

Esto fue comprobado con el grupo de pacientes que sufrieron de lesiones cerebrales anteriormente mencionados.


Por lo que en conclusión podemos entender que en esta zona gris periacueductal es dónde reside nuestro sentido de espiritualidad, lo que es curioso es que esta zona también está relacionada con el miedo, con acatar las normas, la resistencia al dolor y a nuestro sentido de altruismo, las cuales son cuestiones meramente relacionadas a nuestra espiritualidad...