top of page
Buscar

¿Quieres encontrar la felicidad? ¡El budismo tiene la respuesta!


A medida que el final de año se acerca, es común que empecemos a cuestionarnos sobre nuestros propósitos y metas. Si bien, nadie tiene la respuesta definitiva, sí contamos con pequeñas píldoras de sabiduría de uno de los grandes maestros en la historia. ¡Pon atención!

Cultiva el agradecimiento

Para Buda, agradecer el presente y aceptarlo como es, son principios clave de una vida sin sufrimiento. Lo más sorprendente es que, de hecho, los estudios respaldan esta afirmación. El agradecimiento es una de las maneras más sencillas para modificar la anatomía de tu cerebro y cultivar neurotransmisores como la dopamina. No se trata de querer estar felices siempre, los psicólogos coinciden en que hechos tan sencillos como dedicar unos minutos al día a agradecer por las cosas buenas a nuestro alrededor, puede incrementar significativamente nuestros niveles de felicidad en el largo plazo.


Preocúpate más por dar que por recibir

Al igual que con el agradecimiento, realizar acciones desinteresadas tiene efectos visibles en nuestra salud mental y, con ello, cumplimos con dos de las máximas del budismo: el servicio a los demás y el desapego. De acuerdo con Buda, el cambio es inevitable y aprender a aceptar que algún día nos desprenderemos de personas y cosas, nos ayudará a vivir una vida más ligera y plena. Por otro lado, al ayudar a los demás no sólo nos sentimos útiles, sino que, con el servicio, brindamos una parte de nosotros a los demás, regalando amor y alegría.



No te tomes a ti mismo demasiado en serio

El ego y la soberbia no sólo son tóxicos para quienes te rodean, sino también para ti mismo. De acuerdo con Buda, estas emociones te vuelven frágil y vulnerable, ya que te alejan de ti mismo. En lugar de ellos, conócete a ti mismo y medita, pero también diviértete, disfruta y permítete equivocarte, confía en el proceso y acepta el plan de la divinidad para ti.


¡No hay momento como el presente!

Carpe Diem, YOLO, no importa cuál sea tu lema, ¡estás en lo correcto! Una de las características que hacen a nuestros cerebros únicos es la posibilidad de visualizar posibilidades y futuros y, aunque esto puede ser útil, también puede ser una gran causa de frustración. Por eso, Buda plantea la importancia del presente como única certeza; reconcíliate con tu historia, no te obsesiones con hechos que no puedes cambiar, en su lugar, acepta el presente y considera lo más importante: ¡Aún estás vivo! Disfruta y agradece las oportunidades que te otorga el presente.

bottom of page