top of page
Buscar

Práctica de respiración Tummo vs. el método Wim Hof: ¿Cuál es su diferencia y cúal es mejor?

Actualizado: 25 oct 2021


Tanto la práctica Tummo como el método Wim Hof, son prácticas de respiración que nos pueden brindar grandes beneficios. Aunque tienen algunas cosas similares, también tienen algunas diferencias. Entonces, si tienes curiosidad y no sabes si probar una o la otra, esto es todo lo que tienes que saber.

Método Wim Hof


Wim Hof, además de ser un atleta holandés, también es conocido por soportar temperaturas extremas y realizar increíbles hazañas físicas. El dice que el secreto del éxito radica en su método, que tiene tres pilares: la respiración, la terapia de frío, y el compromiso.

¿Cómo hacer el método Wim Hof?

  1. Encuentra una posición cómoda estando sentado/a

  2. Inhala rápido y profundo por la nariz, y exhala por la boca 30 veces

  3. Respira profundamente, exhala y mantén en la parte inferior de la exhalación todo el tiempo que puedas.

  4. Inhala tan profundamente como puedas y mantén la inhalación durante 15 segundos, después exhala.

  5. Repite tantas veces como quieras.

Hof combina este patrón de respiración específico con la terapia de frío (ya sea una ducha fría, un baño de hielo o un chapuzón en un cuerpo de agua natural fría) para obtener los máximos beneficios. Algunos de los practicantes de este método informan que se sienten con menos estrés, con mayor energía y concentración, tienen mejor sueño e incluso un sistema inmunológico más fuerte cuando lo practican de manera constante.



Método Tummo.


La respiración Tummo, es una antigua técnica de respiración practicada originalmente por los monjes budistas tibetanos. Esta práctica ayuda a las personas a elevar levemente la temperatura de su cuerpo, al combinar un patrón de respiración específico y la visualización de una llama subiendo por la columna.

¿Cómo hacer el método Tummo?

  1. Siéntate cómodamente con una buena postura, pon tus manos sobre tu estómago y cierra los ojos.

  2. Comienza a relajar tu mente lo mejor que puedas, permitiendo que los pensamientos fluyan hasta que tu mente se haya aquietado.

  3. Visualiza un fuego en tu estómago alrededor de tu ombligo, imagínate que eres un gran globo hueco con esta bola de fuego adentro. Continúa esta visualización a lo largo de tu práctica.

  4. Inhala profundamente por la nariz, arqueando ligeramente la espalda y expandiendo el torso y el pecho. Imagina que el oxígeno está alimentando el fuego dentro de ti, ayudándolo a crecer.

  5. Exhala con fuerza por la boca con los labios redondeados, como si estuvieras soplando. Inclínate hacia adelante, redondea la columna, sin dejar de llevar las manos al estómago. Imagínate que la llama y su calor se extienden por todo tu cuerpo.

  6. Continúa con este patrón de respiración durante cinco respiraciones y observa cómo el calor comienza a aumentar. Después de la quinta inhalación, traga suavemente y siente cómo se sostiene la inhalación debajo del diafragma. Contrae los músculos del suelo pélvico de modo que simultáneamente empuje la respiración hacia abajo con el diafragma y hacia arriba con el suelo pélvico.

  7. Exhala después de contener la respiración tanto tiempo como puedas, relajando los músculos.

  8. Repite la secuencia durante algunas rondas y deberías de comenzar a sentirte más cálido.

Junto con el aumento breve de la temperatura corporal, los practicantes de esté método, también dicen que ayuda a estar mentalmente más despejado, ayuda a controlar el estrés, mejorar la cognición, activar los chakras, y a facilitar la transformación interior.




¿Qué método es mejor para ti?

Ambas prácticas de respiración ofrecen beneficios similares y pueden permitirte soportar temperaturas frías. Pero ¿cuál es la diferencia entre ellas realmente? El método Tummo incorpora un componente más espiritual, incluye visualizaciones y se siente un poco más meditativo a diferencia del método Wim Hof. Sin embargo, es importante destacar que el método Wim Hof proviene principalmente de lo que Wim llama “la naturaleza fría y dura”, lo cual no tiene componentes religiosos.

Dicho lo anterior, determinar qué opción es mejor para ti depende de tus necesidades y preferencias individuales, al igual que tu nivel de experiencia. Si eres nuevo/a en las prácticas de respiración, puede ser más fácil comenzar con el método Wim Hof, para que puedas concentrarte en bajar el patrón de respiración antes de incorporar una visualización como lo harías con el método Tummo. Si estás buscando una experiencia de respiración más espiritual y meditativa, entonces el método Tummo podría ser más atractivo para ti.


Al final del día, la mejor manera de saber cuál prefiere es probablemente probar ambos.



bottom of page